domingo, 14 de noviembre de 2010

SEGUNDA PARTE DEL SEGUNDO CAPITULO

Desde luego, ¡ vaya comienzo con las paginas de contacto !. ¿Verdad?. Y digo yo, ¿por qué no me dijo de un primer momento que estaba casada?. Seguramente porque imaginaba que me lo tomaría como lo hice.


Como dice el dicho "después de la tempestad, viene la calma", y así fue. Seguí paseando y mirando escaparates, esos escaparates en los que todas las chicas tienen amplias sonrisas, y dicen casi lo mismo :  Soy amiga de mis amigos, me gusta salir y conocer gente. Busco alguien que me complemente y con la que poder compartir el resto de mi vida. Alguien de quien enamorarme y  poder encontrar la felicidad con él.


AMOR y FELICIDAD . ¡ Que grandes palabras !. Y por supuesto cuanto se ha escrito sobre ellas. Siendo sólo dos palabras, cuantos y cuantos miles de libros han sido escritos, cuantas películas, cuantas canciones, anuncios. ¿ Qué pienso yo del amor y de la felicidad ?. No te preocupes que ahora mismo te lo voy a contar.



El AMOR , sentimiento que experimenta una persona hacia otra. Fácil y corto ¿ verdad ?. ¿ Y si te digo que esa palabra tan magnificada y tan importante para toda la humanidad, es sólo una mentira?, ¿ qué no existe ?. ¿ Qué en realidad es un nombre inventado, que su uso es sólo fruto de otra palabra que también conocemos?.Estoy seguro que pensarías que estoy loco. Que hablo desde el despecho de un amor no correspondido, que eso lo pienso ahora, pero que llegara el día en  que cambie de opinión.

Puedes pensar todo lo que quieras. Eres dueño o dueña de hacer las congeturas que te plazca. Pero te garantizo y además te voy a dar una explicación de porque no creo que exista. Hay sólo dos personas que realmente darían la vida por ti, o por mi, cuantas veces sean. Por muy grande que sea el dolor recibido, lo harían sin contemplación ni titubeo. Y esas dos personas son tus padres y los mios. Hay una cosa que parece que todo el mundo quiere pasar por alto, y es que " somos animales ". Y como tales, todo animal daría su vida por su cachorro. Ahora bien, esa palabra que utilizamos  llamada amor, no es ni más ni menos que
" un contrato mercantil entre dos personas ". Suena frío y feo ¿ verdad ?. Estoy de acuerdo contigo, pero es así. Cuando una chica dice amar a un chico, y un chico a una chica, o una chica a otra, o un chico a otro, igual me da, ese sentimiento que experimenta esa pareja es debido a varios factores. Al principio de una relación, existe la atracción mutua. ¿ Por qué ?. Porque las personas desprenden " olores ", si olores, no el de los perfumes, que además puedes hacer un experimento, un mismo perfume en diferentes personas, te garantizo que en ninguna de esas personas el olor es el mismo, pues lo mismo nos pasa en el campo de la atracción mutua. El olor que desprende una persona, puede resultar una exquisita fragancia para otra.


Por supuesto, no podemos olvidar el aspecto físico. Cuantas veces has oído : ¿ cómo le puede gustar a María, Antonio ?. ¡ Si es más feo que un rape !. Además, ¿ lo has olido ?. Acaba de llegar de trabajar , ha pasado por nuestro lado para saludarnos y su sudor huele peor que la cabeza de un gorila. ¡ No entiendo como puede estar con él !.


Estoy seguro que alguna vez has oído algo parecido. La gran diferencia es que esas dos chicas que están hablando de ese pobre Antonio, ninguna de ellas son las que están " enamoradas " de él. Es la amiga, la que esa cara que supuestamente es tan fea o desagradable para sus amigas, para esta otra es bonita.

Pero además también influyen cosas como la voz, el acento, la forma de reírse, la forma de gesticular. Todas estas cosas influyen para que una pareja se sientan atraídos mutuamente.¿ Que pasa después ?. Pues pasa
que la simpatía, el trato recibido por él o ella, la seguridad en si mismo que trasmite, el ser extrovertido, ser tímida, charlatán o poco habladora. Todas estas cualidades de la personalidad, pasan también a un primer plano ayudando a lo anteriormente dicho. Ese " encoñamiento " que sufrimos los hombres, y perdón por la expresión. Que todo el mundo conoce, tiene un periodo de caducidad, porque pasado un tiempo el entusiasmo de la novedad, el apetito sexual, se va disipando y va aminorando. ¿ Por qué ?. Porque aparece esa palabra tan temida y odiada por todos y todas llamada " rutina ".




Algunos también lo llaman " monotonía ". Puedes llamarla como quieras, pero el fin es el mismo. Cuando dije " contrato mercantil " , me refería a que si yo estoy contigo es porque lo que tú significas, eres, representas y me ofreces me gusta, y lo que tú recibes de mí es exactamente lo mismo. Pero te garantizo que el día, en que algo de lo que he dicho antes varíe, entonces tú y yo tendremos problemas. No sé si ahora estarás de acuerdo conmigo, pero no te preocupes porque lo ultimo que quiero es convencerte. Gracias a Dios, todos tenemos nuestra propia opinión de cada cosa. Lo que si puedo decir en mi defensa, es que no creo en el amor, creo en las personas. Creo que puedo encontrar una mujer, que además de encender mi pasión, todo lo que me aporte sea lo que siempre he añorado. Una mujer que acepte tanto mis virtudes, como mis defectos. Que no le de importancia mi pasado, pero si mi presente y mi futuro. Y sobre todo, que este dispuesta a compartir el resto de su vida conmigo.            













La FELICIDAD . Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien. Claro y simple. Utopía para algunos. Meta alcanzada para otros y meta por alcanzar para muchos. Cuantas veces has oído " el dinero no da la felicidad ", pero realmente yo creo que tampoco la quita. La felicidad es algo que si preguntamos a cien personas, que les hace falta para poder encontrarla, estoy seguro que podemos oír muchas respuestas, y no tienen porque ser todas las mismas. Lo que para ti puede ser la felicidad, para mi puede ser algo muy diferente. Cuando nos referimos a esta palabra, es gracioso pero hay solteros que para encontrar la felicidad  desearían casarse con otra persona , y casados que desearían estar otra vez solteros. Niños que desean ser mayores y mayores que desearían ser otra vez niños. Bajos que desearían ser muy altos, y altos que desearían ser un poco mas bajos. Esto me recuerda al metro, el que esta dentro quiere salir y el que esta afuera quiere entrar. ¿ Qué lío verdad ?. Pero ¿ quien es feliz realmente ?, si esa meta que nos marcamos a corto o largo plazo para encontrar la felicidad, cuando lo conseguimos lo queremos cambiar por otra cosa o persona.



¿ Nunca te ha pasado cuando estas en una reunión de amigos o has ido a un acto social como una boda, o banquete, y has visto como alguien se fija en tú pareja, pero que tú también te has fijado en la pareja de otro?. Yo me he preguntado muchas veces por qué hacemos eso. Pienso que si tengo pareja es porque esa persona es la que yo he " elegido " al igual que ella me ha " elegido " a mí, ¿ no es así ?. ¿ Por qué lo hacemos ?. Pero si tengo pareja y estoy muy agusto y feliz con ella, ¿ por qué tengo que mirar a otra mujer ?. La experiencia que tuve con la chica rubia que conté antes, ¿ por qué si esta casada, quiere tener relaciones sexuales con otros hombres ?. ¿ Por qué el hombre que esta felizmente  casado, tiene que pagar a una mujer para tener relaciones sexuales ? . Pues porque muchisimas veces y muchisimas personas, nunca están felices o se sientes felices con lo que tienen. Entonces, ¿ para que nos comprometemos con otras personas en compartir el resto de nuestras vidas ?.



La felicidad es un animal que no se sacia de alimento por mucho que le demos. Nunca tenemos bastante, las parejas empiezan y terminan su relación por aburrimiento. Nos aburrimos de las personas que un día soñaban todas las noches por estar junto a ti, y daban lo que sea por poderte complacer. Cuando una persona de unos veinte años me dice lo feliz que es con su pareja y me cuenta planes de futuro con ella, le pregunto que garantías  tiene de que eso sea así. La cara que me pone cuando le pregunto eso te la puedes imaginar, ¿verdad ?. En definitiva, la felicidad no es una meta, es la vida la que tienes que disfrutar todo lo posible día a día, no soñar y vivir el futuro, porque te pierdes el presente, no vivir en el pasado, porque ya no existe y también te pierdes el presente. Hay que "  vivir el presente " con sus alegrías y penas.
Creo que ya he explicado que significan esas dos palabras para mí y es hora de seguir con mis experiencias con las redes sociales.







Unas semanas después de lo acontecido con la señora del guardia civil, estaba conectado en una de esas paginas de " conoce a la mujer de tú vida aquí ", y visité el perfil de otra chica que tampoco tenía fotografía. Leí todo su perfil, y la verdad es que la descripción no me disgustaba para nada. Medidas, color de ojos, y sobre todo lo que más me gusto fue el que vivía cerca del pueblo donde vivo. Temeroso por la experiencia pasada, al no tener foto, decidí una vez que hablamos varios días por el dichoso chat, quedar en un lugar publico para conocernos en persona. Quedamos en una plaza junto a una estatua, que por cierto, no me podía imaginar que cuando yo llegara,  habría cuatro chicas esperando en ese mismo sitio. ¡ Esto si que es una cita a ciegas !, pensé yo. Pero al estar llegando al lugar en concreto, me fije en el físico de todas ellas. Una de las chicas, no tenía nada que ver con la descripción que yo leí, pero fue la primera en prestarme atención. Cuando me vio, sonrió y se fue aproximando hacia mi. Cuando se acercaba, me fije en los dientes, que se podían ver dentro de esa sonrisa y le faltaban bastantes piezas dentales. Su  boca era capaz de hacerle  un pespunte a un filete al morderlo. ¡ A ver como salgo yo de esta !, pensé cuando estaba ya casi al lado mía, pero menos mal que me paso de largo y se abrazo a otro chico que tenia a mi espalda.


Seguí acercándome a la estatua, hasta que al llegar,  una de las tres chicas que quedaron allí me dijo con una voz muy bonita : ¡ Hola !, tú eres Javier ¿ verdad ?. ¡ Y sonaron todas las campanas del pueblo !, y mi cara se encendió de alegría, al ver que la chica que iba a conocer era realmente un placer para la vista.
¡ Si,  soy yo !, respondí de inmediato. Y después de las presentaciones y alagos por mi parte, decidimos ir a tomar una copa a un bar cercano. Estuvimos charlando, contándonos lo maravillosos que eramos y después de cenar en un bonito restaurante, le pregunte : ¿ qué deseas de postre ?. Un tiramisú, pero si no hay, me gustaría de postre a ti, me respondió sonriendome. La temperatura del local había subido en ese momento por lo menos veinte grados, porque sentí un calor en todo mi cuerpo que no era normal. Como el camarero diga que si hay tiramisú, le clavo el cuchillo en la garganta, respondí. Gracias al cielo, no había tiramisú. Así que después de tomarnos un café, me invito a una copa en su casa, a lo que acepte de muy buen grado.


Mientras ella subía las escaleras para llegar a su piso, yo iba mirando el paisaje que tenía frente a mi e iba pensando lo afortunado que era. Una chica guapisíma, un cuerpo maravilloso, inteligente. ¡ Desde luego !, creo que mañana mismo vendo el ordenador, porque me quedo con esta pedazo de mujer.
Una vez acomodado en su piso, ella se dispuso a prepararme un Gin tonic, y yo claro está, a mirar todas las fotos que tenía ella  en el piso. Después de comprobar que no había ningún hombre en las fotos encontradas, me deje llevar por esa diosa hasta su habitación. Una vez metidos en su cama, ella decide levantarse para abrir la puerta de la terraza. Gesto que yo agradecí, porque se estaba acumulando demasiado calor en ese dormitorio.

Estando yo encima de ella, haciendo lo que no te voy a contar, siento como si algo húmedo recorriera la planta de mis pies, haciendome sentir un cosquilleo muy agradable. Al cabo de un minuto, caigo en la cuenta de que no era ni medio normal, lo que yo estaba sintiendo entre los dedos de los pies. Así que, sin perder la concentración de lo que estaba haciendo en ese momento, giré la cabeza hacía atrás.
Y lo que vi era lo más parecido a un toro negro sin cuernos lamiéndome los pies. Era ni más ni menos, que un perro de la raza " Rottweiler " , de unos cincuenta kilos de peso. No te puedes ni imaginar lo que me entro a mi por el cuerpo, en ese momento. Ese miembro masculino que se endurece, según en que momento, se encogió en décimas de segundo. Y el grito que pude dar, se oyó hasta en Tarifa.


¡ Maldita la hora en que grite !. Ese animal saltó a la cama, echo todo su  cuerpo encima de mi, y rugiendo como un león, puso su boca junto mi nuca. Mientras, esa diosa que tenía debajo mía, se echo hacía un lado diciéndome : ¡ eres estúpido !, ¡ vaya susto me has dado a mí, y a mi pequeño !. Lo que ocurrió a continuación, es digno de no contar, pero estoy seguro que te podrás poner en mi lugar. Fue tal el susto que me dio esa fiera, que no pude remediar hacerme todas mis necesidades en la maravillosa cama de esa domadora de leones.
¡ Vete a la terraza cariño ! , gritó ella, y la verdad es que estuve a punto de tirarme yo por la terraza de ese segundo piso. ¿ Pero has visto cómo me has puesto a mi y a  la  cama desgraciado ? , me dijo con cara y tono de desprecio. ¡ Estoy llena de !...... mejor no te digo de que estaba llena ella.
¡ Me voy al baño a darme una ducha ahora mismo ! , me dijo de inmediato, a lo que yo respondí corriendo :
¡ Por tú madre no me dejes sólo con el león, que es capaz de comerme !, le dije con voz de auxilio, mientras el perrito no dejaba de gruñir y de mirarme con cara de asesino.

Ella se levantó, manchada de mis miserias, cogió a su animalito de compañía  para encerrarlo de nuevo en la terraza, y se fue apresuradamente al cuarto de baño. Mientras tanto, una vez que se marchó a limpiarse, tarde menos que decir un verbo en vestirme, correr hacía la puerta y bajar las escaleras dando saltos. 
Como comprenderas, no volví a ver ni a esa maravillosa chica, ni a la fiera de su mascota para nunca jamás.



Estuve un mes sin querer saber nada de las paginas de relaciones. Pero después seguí en mi linea, pensando que merecía la pena seguir adelante. Conocí muchas chicas, aunque ninguna me llenaba lo suficiente, para tener una relación seria y estable. Fue un año muy interesante, donde conocí a todo tipo de mujeres, extrovertidas, tímidas, simpáticas, aburridas. Conocí a una chica que era enfermera y trabajaba en un ambulatorio. Era alta, morena, muy simpática y divertida. Con muchisimo sentido del humor y unas historias de lo mas singular.

Una tarde en una cafetería, me contó lo que le sucedió el día anterior. Estando hablando con el medico en la consulta, entro una paciente para ser vista por el doctor. La paciente era una señora de unos cincuenta años, un poco gruesa y con pinta de no ser una de esas señoras,  que van mucho al medico. El doctor, era un  señor de unos sesenta años. Estando el doctor de espalda a la paciente, se le caen unos papeles que tenía en la mano, y mientras se agachaba a recogerlos, le dice a esta buena señora : " señora, subase usted ". Y ni corto, ni perezoso, esta agradable mujer, se subió a la espalda del doctor. El doctor, al sentir el peso de esta mujer  subiéndose a su espalda, le dice con voz enfadada : " ¡ Señora ! , ¿ qué hace usted ?. Le he dicho que se suba a la camilla, no a mi espalda ". La enfermera, que vio todo lo que estaba sucediendo, sufrió un ataque de risa que le duro hasta el momento en el que me lo estaba  contando. Me dijo que no podían mirarse ella y el doctor a los ojos el resto de la jornada de trabajo, porque cada vez que se miraban, se acordaban de lo sucedido con esta buena señora.

A esta chica la llamaba la mujer de las mil anécdotas, cosa en la que coincidía conmigo. Pero bueno, hoy por hoy, sólo llegamos a ser buenos amigos.





Al día de hoy, sigo paseando por la red, visitando perfiles de chicas, y conociendo a unas y a otras. Aunque todavía sin el resultado deseado. No es fácil la búsqueda, pero mucho más el encuentro. 
Algunas desean un compromiso desde practicamente el primer día de conocerlas, y para otras sólo soy uno más de una lista interminable de aventuras. Esto de haber tenido tantas aventuras y relaciones, llega el día en que te cansa. Estar siempre repitiendo mi vida a diferentes mujeres, se me antoja agotador y aburrido. 
A veces me pregunto si será mi mala suerte con las mujeres, o que mi problema es que me he vuelto demasiado exigente. Sé lo que quiero y lo que no quiero. Sólo que creo, que esto es más bien una maldición que no quiere abandonarme, y que mi pena y mi castigo, es no encontrar lo que algunos llaman " mi amor verdadero ". 





               Un saludo. 

 


                                                     Un   Anónimo.





P.D. :   Me ayuda y reconforta, escribirte a ti estas cartas. Aunque a veces me gustaría, recibir respuesta tuya.

3 comentarios:

La pequeña Meg dijo...

Muy original el Blog y muy interesantes las reflexiones, aunque no esté de acuerdo con muchas de ellas, pero ahi está precisamente la gracia :-)

Un saludo!!

La loca de las piruletas dijo...

Respeto tu opinión en cuanto a lo de que no existe el amor pasional, de pareja.

Pero te aseguro que existe el AMOR, y con mayúsculas. Y no hablo de mis padres, aunque también.
Aunque como dice Meg cada uno tiene su opinión y como dices tú cada persona habla desde su propia experiencia. ;)

Me gusta! Te devuelvo la visita y me quedo. Un saludo!

La loca de las piruletas dijo...

Por cierto! Animalico! Si lo primero que hizo al ver dónde estabas y haciéndo qué fue chuparte los pies no podía ser malo de ninguna de las maneras!!
Jajajajajajajaja.